Nosotros vivimos en Colina do Sol

Hace ya doce años que Celso Rossi escribió el siguiente artículo. Doce años es mucho tiempo, y el propio Celso me dijo que sus ideas cambiaron mucho desde aquel momento. Aún así, creo que Colina y los clubes naturistas en general conservan mucho del espíritu alternativo que transmite en este mensaje.

Celso, Paula, Gabriel y Valentina en su cabaña en Colina do Sol

Celso, Paula, Gabriel y Valentina en su cabaña en Colina do Sol

Coloqué mi tienda de campaña en el maletero del coche y me fui a vivir a Praia do Pinho.

 ¿Qué iba a hacer? ¿Por cuánto tiempo? ¿De qué viviría? ¿Que me depararía el futuro? Eran preguntas que me atemorizaban un poco, ya que por allí no había nada, ninguna estructura de supervivencia que me pudiese acoger, con posibilidades de construir una nueva vida. Era un terreno salvaje, pero yo quería darme una oportunidad de buscar mi propio camino, sin ningún compromiso con la familia, amigos, sociedad o quien fuese. Construir mi mundo sin todas aquellas influencias que nos llevan a negociar hasta el color de la ropa con la que vamos a salir. Quería poder estar hasta sin ropa, sin tener que dar explicaciones a nadie, y sin fecha de regreso. Experimentar el verdadero sentido de la palabra LIBERTAD, por lo menos una vez en la vida.

 Viví muchas aventuras, la conocí a mi esposa, soñamos y realizamos muchas cosas, nacieron nuestros hijos, le dimos un gran impulso al naturismo en Brasil. Si hoy ganásemos un gran premio en la lotería, nuestro estilo de vida no sufriría cambios pues encontramos el que mas nos colma y satisface.

 Va para diez años desde que di mi primer paso rumbo a la libertad y a la verdadera felicidad. Hoy pienso que más importante que haber participado en la implantación del naturismo en Brasil fue, con mi ejemplo y mi trabajo, abrir el camino para que cada vez más personas se cuestionen su estilo de vida y, en algunos casos se animen a cambiarlo.

 La propuesta de las Villas Naturistas que estamos creando en Colina do Sol/RS y ahora en Rincón/SP parece tener mucha relación con un gran número de personas que ya no están dispuestas a vivir en la violencia, en la polución y en la soledad de las grandes ciudades.

 Muchos valores se transforman y hacen que la vida sea más sosegada, pura y simple. La desnudez y la simplicidad de las Villas Naturistas no da lugar a ningun tipo de ostentación financiera, y el dinero solo vale para el mantenimiento de las familias, y no para ascenderlas socialmente.

 Todo nos lleva a creer que estamos construyendo los cimientos de lo que podría ser una solución humana y ecológica, con mejora de la calidad de vida para las familias del siglo que comienza.

 Tomado de la revista Naturis Nº15 (Mayo/Junio de 1997).

Anuncios

Una respuesta to “Nosotros vivimos en Colina do Sol”

  1. miguel sandoval .dr@ hot mail. com Says:

    pues si es importante saber de que uno va avivir en un lugar asi primero tambien es importante ser participe de una sociedad asi a mi en lo personal me gustaria tener casa y establecerme en un lugar asi pero probablemente me falte valor para iniciar una vida pues sin capital preformado y trabajr duro para establerme en un lugar asi .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: