Colina do Sol, en el 99. parte II

En estos 14 años la prensa ha publicado más de 1000 páginas en periódicos y artículos de revistas, informes y tiras cómicas sobre el naturismo en Brasil, de los que Celso guarda copia. Hay un artículo que muestra a los naturistas rescatando los pasajeros de un barco que encalló; otro acerca de cómo Celso remolcó a nado una ballena muerta, alejándola 3 kilómetros de la costa, caricaturas que representan enormes y desgarbados policías arrestando naturistas mientras que los ladrones continúan en libertad, otros recortes muestran a Celso sentado con políticos de alto rango, etc, etc, etc. En parte debido a la firme voluntad de este hombre, de plantarse y luchar por lo que cree, y en parte debido a la impresión que la prensa debe haber dado de este hombre desnudo llevando una vida básica en la selva, es que un reportero en un artículo llamó a Celso “Tarzán de los nudistas”, un título que parece muy apropiado.

Hubo otras historias que la prensa no informó, como la de Celso cazador de serpientes. Detrás de Praia do Pinho, Celso y sus naturistas establecieron el Paraíso de la Tartaruga, que es una colección de muchos edificios, casas, etc, incluyendo un restaurante, piscina y hotel, construido a la derecha en la selva densa. De vez en cuando, como se podría esperar en la selva, las serpientes se metían en lugares no deseados, y cuando lo hacían, Celso se ocupaba de sacarlas. En una ocasión había una serpiente negra en la azotea del hotel. No se podía ver toda la serpiente, Celso subió y la atrapó
por la cola. Pensando que se trataba de una serpiente de menos de un metro de largo, con la intención de sujetarla y apresar el otro extremo, empezó a envolverla alrededor de su muñeca … y enroscaba … y enroscaba: Celso descubrió que había atrapado una serpiente de más de 3 metros , la más grande que había visto hasta ese momento.

Celso comenta otras historias que surgieron en los primeros días: Cuando Praia do Pinho empezó a crecer y recibíamos una gran cantidad de personas desnudas, algunas cosas sorprendentes comenzaron a suceder. La playa se encuentra a 13 kilómetros de Balneario Camboriú. Esta es una zona turística conocida por sus playas. En el verano hay 1,5 millones turistas que vienen a Balneario Camboriú, mientras que en ese momento habría alrededor de 400 naturistas. Puedes imaginar que hay  un montón de gente curiosa que viene sólo a mirar. Para mí, que tenía toda la responsabilidad por el comportamiento de la gente allí, era difícil a veces tener que recibir gente borracha después de un carnaval local, o, a veces los barcos sobrecargados con turistas que venían sólo para ver. 

El mar estuvo muy tranquilo durante 1988. Como resultado, hubo barcos cargados con más de 50 personas, con cámaras y videocámaras que llegaban muy cerca de la playa. Querían acercarse lo suficiente para gritar groserías y hacer chistes, alterando a los naturistas en la playa. Si se tratara de un solo barco no sería tan malo, pero a veces acosaban 4 o 5 barcos de diez metros, bloqueando el horizonte y amenazando la tranquilidad de la playa. En aquella época yo era el presidente de la asociación de playa, así que tuve que encontrar una manera de detener esto. Hay una ley en Brasil, que prohíbe a los barcos de acercarse a menos de 200 metros de la playa, pero nadie la respeta. Fui a ver al capitán de la autoridad marítima. Fui allí con bermudas, zapatos y calcetines y una camisa casual. Sport, pero bien vestido. Cuando llegué, se me negó la entrada al edificio, ya que se requiere pantalones largos. Así que volví al día siguiente, esta vez con pantalones largos. Ahora se me permitió entrar y me presentaron al capitán, responsable de la habilitación de embarcaciones. “Ah …”, dijo, “usted es de Praia do Pinho. Hemos recibido algunas quejas en contra de usted, por prohibir a la gente acceder a una playa pública”. “No”, respondí: “Esto no es cierto. No estamos prohibiendo la entrada en la playa. Se trata de una playa pública, al igual que este es un edificio público. Ayer yo no pude entrar porque estaba vestido con bermudas. Hoy, estoy vestido de acuerdo a las reglas de este edificio público. En Pinho no impedimos que la gente ingrese a la playa, les decimos que pueden entrar, pero que debe quitarse la ropa. Se trata de una playa naturista, simplemente les pedimos que obedezcan el código de vestimenta, al igual que en este edificio”. Al capitán le gustó esta explicación y nos dio permiso para colocar boyas en el agua para marcar 200 metros. Además me designó como autoridad oficial delegada de la policía marítima.

Luego fui al club de embarcaciones de Camboriú y expliqué que el hecho de que sus barcos se acercasen demasiado a la playa, era peligroso, y les informé que a partir de ese momento, denunciaría a quien cruzase las boyas. La mayoría de los propietarios de embarcaciones no pusieron objeciones, pero hubo uno que protestó y dijo que iría a cualquier parte que quisiera. Compré algunas boyas, nadé 100 metros y las coloqué en el agua (podría haberlas colocado a 200m, pero decidí ser más razonable). Al día siguiente las boyas no estaban. Alguien había cortado las líneas, así que compré más boyas y las volví a colocar. En esta ocasión dos fueron cortadas. Las coloqué de nuevo, y finalmente se quedaron. Los barcos empezaron a respetar las boyas y ahora sólo ocasionalmente algún barco las cruzaba y se acercaba a la costa. Cuando esto ocurría, nadaba los 100 metros hacia ellos, abarrotados de personas mirándome, pedía ver al capitán. Esto era bastante peligroso ya que muchos de estos barcos tenían grandes motores o velas y yo tendría que agarrarme de alguna parte del barco, mientras se movía bastante rápido. Una vez que me aferraba a la embarcación, expresaba mi demanda: “¡Capitán, soy la autoridad delegada de la playa y si no vas al otro lado de la línea de boyas, deberé denunciarlo!”. Hacia esto mientras me aferraba a un lado del barco, y el agua corría delante de mí. “Está bien … Está bien …”, respondía, y yo debía nadar de regreso los 100 metros que me separaban de la costa. Esto ocurrió muchas veces. Comencé a usar un sombrero grande. Cuando los barcos llegaban y veían al chico con el sombrero, sabían que debían respetar las boyas. Fue muy divertido. 

Otra cosa que sucedió fue lo de la ballena. En una ocasión apareció una ballena muerta en la zona y unos pescadores la acercaron a Praia do Pinho. Con el viento y las olas la ballena amenazaba encallar en la playa. El olor era terrible. De llegar a tierra, habría arruinado la playa. Así, mientras que otros trataban de averiguar qué hacer con ella, cómo enterrarla cuando llegase a la orilla, nadé más de 100 metros en el océano, até una cuerda a su cola y tiré de ella 3 kilómetros mar adentro, para que no llegase a nuestra playa. Nadé durante varias horas, y finalmente logré llevar la ballena muerta fuera de nuestra playa. 

Hubo un momento en que tuvimos un problema con un helicóptero que en realidad estuvo cerca de la playa y comenzó a hacer acercamientos llegando a los 5 o 6 metros. La gente gritaba y los niños se aterrorizaban. La arena volaba por todo el lugar. Era muy peligroso. Al día siguiente regresó, pero esta vez había escrito “CAD” en grandes letras en la arena, que significa “Departamento de la aviación civil “, que es responsable de la concesión de licencias a los pilotos. Cuando se acercó a la playa, y vio lo que había escrito, el piloto sacó su mano del helicóptero a modo de saludo y se fue. Fui al aeropuerto y reporté el incidente a las autoridades. El piloto fue multado y su licencia suspendida.

Nuestra norma de prohibir filmar o fotografiar en la playa nos trajo bastantes problemas. Una gran cantidad de veces hemos tenido que ir tras las personas que con teleobjetivos y tomaban fotografías desde las colinas circundantes. Cuando esto sucedía llegábamos hasta ellas y arrancábamos la película de sus cámaras. Desde los barcos que hacían lo mismo y esto era un poco más complicado. Si trataba de nadar hasta el barco, cuando llegaba allí, ya se había ido, así que lo que hacíamos era subirnos a nuestros vehículos mientras manteníamos un ojo en el barco y lo seguíamos por la playa a lo largo de las carreteras costeras. Sabíamos que la embarcación tenía que retirarse finalmente a un muelle, así que lo seguía durante 15 kilómetros, y cuando llegaba a tierra nos acercábamos al barco y explicábamos que éramos de Praia do Pinho, les pedíamos la cámara y finalmente rasgábamos la película. Esto sucedido muchas veces.

No es solo la imagen del ‘hombre desnudo en la jungla’ lo que hace que el título de ‘Tarzán’ sea tan apropiado. Celso no sólo podría haber hecho otras cosas, sino que las hizo. Él ya estaba  muy bien establecido en el mundo de los negocios, con un trabajo de nivel gerencial, una buena casa, dos coches y todos los lujos que se podía esperar, cuando asumió la causa naturista. Imagine tener tanto éxito y cambiar todo eso por una tienda en la selva, sin nada más que un poco de libertad y un estilo de vida más natural. Imagínese conscientemente la decisión de renunciar a todas sus posesiones materiales, sólo porque se sentía mejor. Celso lo hizo a pesar de todas las palabras de sabiduría de todos sus amigos y familiares, y todos los años de condicionamiento, y en contra todas las actitudes sociales predominantes, porque creía que el naturismo era bueno. Desde entonces, ha luchado una batalla larga y difícil para lograr la aceptación de este maravilloso estilo de vida. Al principio su familia y amigos estaban horrorizados, pero hoy en día lo miran con asombro y respeto. En una rara, pero hermosa ironía, la fuerza de Celso proviene de haber rechazado la norma social y poco a poco de regresar a la aceptabilidad, no por haber cambiado él mismo, sino por cambiar a todos a su alrededor. Fue su voluntad arriesgarlo todo en defensa de sus principios. Así es como la mayoría recuerda a Tarzán …Tarzán, como siempre, ha quedado retratado: puro e incorruptible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: