Valorar

En marzo, mientras recorríamos el Camino de Santiago, mi hermano me comentaba que al llegar a casa luego de uno de sus intentos de escalar el Aconcagua, se la pasó un día entero encendiendo y apagando la luz de la habitación, embelezado por la maravilla que tenía delante de él: la luz eléctrica. Esa misma sensación la vivenciamos cuando al llegar a Santiago y, luego de recorrer más de 300Km en una semana, a pie, nos subimos a un coche para regresar a casa ¡Que maravilloso poder desplazarse sin esfuerzo a gran velocidad!
 La vida está hecha de contrastes. Como bien decía un gran poeta pampeano: Si no existiera el no, el si estaría de más.

SolMadrid dispondrá de la tecnología más avanzada para permitir que quienes disfrutamos de él, podamos hacerlo con el máximo confort. Pero, dado que recién comenzamos, aún faltan muchas cosas. Esto nos permite valorar muchas cosas que, al vivir en una ciudad no solo no se aprecian, sino que a veces hasta ni se perciben ¡Una de esas maravillas es el hecho de disponer de agua con solo abrir un grifo!

Agua es vida, y es en muchos aspectos algo fundamental en SolMadrid. De momento no pensamos en montar una piscina, aunque al ritmo que vamos es muy probable que en la próxima primavera ya la tengamos. Pero tareas como el vallado de la finca, trasplantar los árboles que venimos criando o hacer huera requieren agua.

Aunque por el momento escapa a nuestras posibilidades el hacer un pozo para disponer de agua en la finca, me puse a estudiar el tema para ver de que manera, con el menor esfuerzo podíamos disponer de una cantidad mínima que nos permitiera realizar esas tareas.

Estudiando los pozos del entorno quedé gratamente sorprendido cuando mis estimaciones me llevaron a la conclusión de que, a pesar de la falta de lluvia de los últimos tiempos, el nivel freático se encontraba a solo uno o dos metros por debajo del arroyo lindero. Entonces, podríamos haber hecho a mano un pozo allí. Pero eso no fue necesario, ya que descubrí que la finca vecina tiene un pozo muy cerca con el agua a solo 6m por debajo del nivel del suelo. De modo que se puede sacar agua con una pequeña bomba centrifuga sin necesidad de costosas bombas sumergibles (la máxima profundidad a la que cualquier bomba puede aspirar es 8m por debajo de ella).

Ayer, con el permiso de mi vecino, y con una bomba que me costó 50€, con muy poco esfuerzo, pude llevar a SolMadrid unos 300 litros de agua. Más que suficiente para los requerimientos actuales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: